Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

PUBLICACIONES DEL DIA

Visitas

>POR FAVOR REGISTRE SU BANDERA DE VISITA – PLEASE REGISTER YOUR FLAG - BITTE BESUCHEN - SIE IHREN Flagregister - يرجى زيارة مسجل الأعلام الخاص بك - 請訪問寄存器你的旗幟 - XIN THĂM GHI DANH CỜ CỦA BẠN - 당신의 FLAG를 등록하시기 바랍니다 - VISITATE REGISTRA IL TUO FLAG - S'IL VOUS PLAÎT VISITEZ INSCRIRE VOTRE DRAPEAU - Зареєструйте своє FLAG ВІЗИТУ - Моля, регистрирайте вашия флаг НА ПОСЕЩЕНИЕТО - PER FAVOR REGISTRE SEU BANDERA DE VISITA - Zaregistrujte se svou vlajku návštěvy - Registrer dit FLAG BESØG - Registrirajte svoje zastave obiska - Cofrestrwch eich FLAG YR YMWELIAD - Registre seu BANDEIRA DE VISITA - Παρακαλούμε να δηλώσετε τη ΣΗΜΑΙΑ της επίσκεψης σας - יש לבצע רישום הדגל שלכם ביקור - Regisztráld FLAG látogatás - SILAHKAN DAFTAR BENDERA ANDA KUNJUNGI - VISITのごFLAGを登録してください - Please register vestri vexillum - SILA DAFTAR BENDERA ANDA MELAWAT - Registreer uw VLAG VAN BEZOEK - Vennligst registrer din FLAG BESØKETS - Proszę się zarejestrować flagę wizyty - Vă rugăm să INREGISTRATI steagul VIZITEI - Зарегистрируйте свое FLAG ВИЗИТА - Vänligen registrera din FLAGGA VISIT – กรุณาลงทะเบียนธงของคุณของการเยี่ยมชม - Mangga daptar Bandéra anjeun nganjang - ZİYARET SİZİN BAYRAK KAYIT LÜTFEN - Sicela ubhalise MAKA KWAKHO VISIT - طفا ثبت نام کنید پرچم خود را از این سایت بازدید - Registrirajte svoju zastavu posjeta - कृपया रजिस्टर आपकी यात्रा का झंडा - TABHAIR CLÁRAIGH DO BRATACH FHANACHTA - CLÁRAIGH DO BRATACH CUAIRT - Та нарын айлчлалаас туг Бүртгүүлэх –

SIGUEME EN FACEBOOK

14 de agosto de 2016

Tragedia del Puente la LLovizna (1964), Conozca toda la "Verdad" narrada por su Unico Sobreviviente




Giuseppe Cultrera, trabajador de Sidor, esposo de una de las víctimas y único sobreviviente de la tragedia, recuerda que el peso de más de 50 personas hizo que se rompiera una de las guayas del puente


Giuseppe Cultrera, trabajador de Sidor, esposo de una de las víctimas y único sobreviviente de la tragedia, recuerda que el peso de más de 50 personas hizo que se rompiera una de las guayas del puente Foto cortesía Evelio Lucero

El Parque La Llovizna une, como el encuentro del Caroní y del Orinoco, la espectacularidad de la naturaleza y el dolor por una tragedia. Asombrados por las caídas majestuosas del río, ese 23 de agosto de 1964, excedieron el peso que el puente colgante podía resistir. Nunca hubo un parte oficial de los más de 30 maestros y de algunos de sus familiares que cayeron a las aguas.

Los cronistas Homero Hernández, de San Félix, y Américo Fernández, de Ciudad Bolívar y corresponsal de El Nacional para entonces, retratan, de la mano de Evelio Lucero reportero gráfico de los Bomberos de Caracas, esa mañana que enlutó a la naciente urbe guayacitana.


Giuseppe Cultrera recuerda ese día como el cumpleaños de su hija y como la fecha en que perdió a su esposa. “Pensé: Que sea lo que Dios quiera y comencé a nadar, pero enseguida me agarró un remolino. Me llevó hondo y los muertos me chocaban. Me soltó, pude respirar como tres veces y me agarró otro remolino más profundo”.
gdam@correodelcaroni.com

“Nunca se me olvidará lo que pasó. Aún lo recuerdo como si fuera ayer… la ruina de mi vida por culpa de la estupidez humana”, lamenta Giuseppe Cultrera. Aunque la entrevista se hace vía telefónica, se aprecia en la voz del hombre, ahora con 78 años, una mezcla de tristeza y rabia por lo ocurrido la mañana de aquel domingo… de aquel 23 de agosto de 1964.

Ese día, hace 50 años, Giuseppe acompañó a su esposa, Ana Cecilia Cultrera Mauri, al Parque La Llovizna. Ella era maestra en el Colegio Nazaret y participaba en calidad de Delegada de Mejoramiento Ministerial en la XIX Convención de Maestros, realizada esa semana en Ciudad Guayana y que finalizaría con la visita al parque.

“Con nosotros iba Irene Fernández, sobrina del (entonces) presidente Raúl Leoni y madrina de mi hijo… ese día mi hija cumplía un año. Paré mi carro cerca del puente y vi al vigilante que Sidor prestó para que dejara pasar a grupos de no más de 10 personas al puente, que era como una hamaca”, agrega.

Resultado de imagen para maestros que murieron en el parque la lloviznaResultado de imagen para maestros que murieron en el parque la lloviznaResultado de imagen para maestros que murieron en el parque la llovizna

Les tocó el turno de pasar para ver el Salto La Llovizna, que estaba en su máximo esplendor porque en esa época del año tenía el máximo caudal. Él, su esposa -de apenas 23 años- y su comadre estuvieron unos 20 minutos en el puente. La magnífica vista fue interrumpida por el vigilante que se acercó al grupo para pedir que salieran.

“Avanzamos. Ya faltaban como tres metros para salir, la gente se paró… me puse nervioso porque sabía que era peligroso. Mi esposa e Irene iban agarradas de brazo. Yo era el último del grupo, pero giré y vi que el puente se había llenado de maestros (…) pudieron tener las laureas más grandes del mundo, pero se comportaron como estúpidos”, reprocha Giuseppe.

La tragedia
El entonces jefe de Almacén General de Importaciones de Repuestos de la recién creada Sidor se aferró con su mano derecha a una de las cuatro guayas que sostenía al puente de madera. Lo siguiente que escuchó fue ruido indescriptible. En fracciones de segundos, Giuseppe estaba en el agua. Seguía agarrado del cable y la corriente lo movía de un lado a otro.“La guaya se reventó por el exceso de peso… ignoraron la advertencia que les habían dado minutos antes y por esa estupidez arruinaron la vida de 43 personas y sus familias”, interrumpe el relato para luego, con molestia, continuar la historia de aquel domingo en el que perdió a su esposa y a la madrina de su hijo mayor.

Aferrado a una de las barras de hierro que sostenía el piso de madera, Giuseppe pensó en el destino que le esperaba si no hacía algo para salvar su vida. El filo metálico que lo salvaba por el momento también estaba dejando expuesto el hueso del dedo meñique derecho. Se soltó… confió en su experiencia como nadador, pidió a Dios y se entregó al Caroní.

“Pensé: Que sea lo que Dios quiera y comencé a nadar, pero enseguida me agarró un remolino. Me llevó hondo y los muertos me chocaban. Me soltó, pude respirar como tres veces y me agarró otro remolino más profundo… los muertos seguían por todos lados… salí en el medio del río, donde se unen los tres saltos y me agarró un tercer remolino”, recuerda.

A la par de su lucha, el joven de 28 años cayó en cuenta que su señora también estaba en el puente y que de haber caído al río no iba a poder aguantar lo que él estaba aguantando. Nadó como nunca lo había hecho, sabía que debía salvar su vida para sacar adelante a sus dos pequeños. Salió a la superficie. No había más remolinos… pero el agua comenzaba a desaparecer.

Sigue la lucha
“Era el salto que está cerca de donde hoy está el Hotel Venetur. Sabía que no sobreviviría si caía por ahí… comencé a nadar como perro porque ya los brazos no me daban para más. Cuando ya estaba cerca de la cascada, me pude agarrar de un árbol que estaba en medio del río… y me comenzaron a morder las pirañas”, cuenta el único que ese día cayó al Caroní y sobrevivió.

El ataque hizo que Giuseppe pensara en cómo llegar a la orilla. Con cuidado, para no ser llevado por la corriente, se puso de espaldas al tronco y con una de sus piernas se impulsó hasta la orilla… a unos tres metros. Logró alcanzar una piedra y allí, ya a salvo, quedó inconsciente por varios minutos. Al despertar descubrió un nuevo desafío.

“Al despertar vi que la única salida era por un barranco de piedra y tierra que tenía como cuatro metros de altura. Fallé dos veces y a la tercera logré subir y caí sobre una laja que estaba al lado de una carretera de tierra. Ahí volví a quedar sin sentido, hasta que dos hombres en una lancha pasaron por ahí, me rescataron y me llevaron al hospital de San Félix”, relata.

Los doctores atendieron al mal herido joven y lo hospitalizaron. Su único pensamiento era el destino de Ana Cecilia. Su familia, para no empeorar su estado, le decía que ella e Irene habían sido localizadas con vida, en una isla cercana y que estaban coordinando el rescate. Sin embargo, él sabía que ella no sabía nadar y sospechó del engaño.

“A la mañana siguiente me escapé con un compadre al Hospital de Ferrominera. Al llegar me hicieron pasar a ver el cadáver de mi señora… el primero que encontraron, a las 6:15 de la mañana del 24 de agosto. Me dijo: Su señora no ha sufrido. Cuando cayó, perdió el sentido al golpear la frente contra una piedra y murió por falta de oxígeno, no tragó agua”, recuerda las palabras de una doctora.

Mismo dolor
Hoy, 50 años después, Giuseppe recuerda con amargura ese 23 de agosto y repite una y otra vez que “la estupidez humana causó la tragedia más grande de mi vida. Tuve que salir adelante con mis dos muchachos, me fui a casa de mi suegra y pasé miles de cosas… hasta que conseguí a una muchacha con la que rehíce mi vida y tuve tres hijas más”.


Ya cercano al fin de la entrevista agrega que a raíz de ese día “La Llovizna está en llanto perenne… La Llovizna aún llora esa desgracia”. Luego revela que los siguientes ocho años estuvo buscando al vigilante que se les acercó para pedirles que salieran del puente… solo quería saber quién le ordenó abandonar su puesto.

“Él se fue de Sidor a los días y luego, ocho años después, me lo encontré como enfermero en el seguro social en Matanzas. No le quería hacer daño… sólo preguntarle quién lo había quitado de su sitio, se puso pálido y me dijo que llevaría algo a un doctor y se me perdió. Hasta hoy esa inquietud me atormenta… aunque tengo mis sospechas”, lamenta Giuseppe.

Al preguntarle sobre qué creía había ocurrido, respondió: “Ahí estaba Prieto Figueroa (entonces presidente del Congreso Nacional) y unos hala bolas que se pusieron a entrevistarlo en la boca del puente, porque él era candidato a la presidencia. Eso, más la estupidez de los que ignoraron la advertencia y abarrotaron el puente causaron el desastre”.

Resultado de imagen para maestros que murieron en el parque la llovizna

Post Relacionados

PUBLICACONES (POST)

GuayanaViVo

Venezuela_Indigena

La Mano de DIOS con la mano del Hombre; Guayana

GUAYANA_UBICACION

Guayana_Industrial

ULTIMAS PUBLICACIONES DEL DIA