Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

PUBLICACIONES DEL DIA

Visitas

>POR FAVOR REGISTRE SU BANDERA DE VISITA – PLEASE REGISTER YOUR FLAG - BITTE BESUCHEN - SIE IHREN Flagregister - يرجى زيارة مسجل الأعلام الخاص بك - 請訪問寄存器你的旗幟 - XIN THĂM GHI DANH CỜ CỦA BẠN - 당신의 FLAG를 등록하시기 바랍니다 - VISITATE REGISTRA IL TUO FLAG - S'IL VOUS PLAÎT VISITEZ INSCRIRE VOTRE DRAPEAU - Зареєструйте своє FLAG ВІЗИТУ - Моля, регистрирайте вашия флаг НА ПОСЕЩЕНИЕТО - PER FAVOR REGISTRE SEU BANDERA DE VISITA - Zaregistrujte se svou vlajku návštěvy - Registrer dit FLAG BESØG - Registrirajte svoje zastave obiska - Cofrestrwch eich FLAG YR YMWELIAD - Registre seu BANDEIRA DE VISITA - Παρακαλούμε να δηλώσετε τη ΣΗΜΑΙΑ της επίσκεψης σας - יש לבצע רישום הדגל שלכם ביקור - Regisztráld FLAG látogatás - SILAHKAN DAFTAR BENDERA ANDA KUNJUNGI - VISITのごFLAGを登録してください - Please register vestri vexillum - SILA DAFTAR BENDERA ANDA MELAWAT - Registreer uw VLAG VAN BEZOEK - Vennligst registrer din FLAG BESØKETS - Proszę się zarejestrować flagę wizyty - Vă rugăm să INREGISTRATI steagul VIZITEI - Зарегистрируйте свое FLAG ВИЗИТА - Vänligen registrera din FLAGGA VISIT – กรุณาลงทะเบียนธงของคุณของการเยี่ยมชม - Mangga daptar Bandéra anjeun nganjang - ZİYARET SİZİN BAYRAK KAYIT LÜTFEN - Sicela ubhalise MAKA KWAKHO VISIT - طفا ثبت نام کنید پرچم خود را از این سایت بازدید - Registrirajte svoju zastavu posjeta - कृपया रजिस्टर आपकी यात्रा का झंडा - TABHAIR CLÁRAIGH DO BRATACH FHANACHTA - CLÁRAIGH DO BRATACH CUAIRT - Та нарын айлчлалаас туг Бүртгүүлэх –

SIGUEME EN FACEBOOK

8 de abril de 2017

ROSA DE JAPON, "La Unica Mujer KamiKaze"

Imagen relacionada




Para la monolítica y conservadora sociedad japonesa de buena parte del siglo XX, el papel de la mujer en la sociedad estaba claramente dispuesto. Ama de casa, devota de su marido y siempre ocupando un papel secundario son, solamente, algunos esbozos de lo que suponía a una mujer vivir en dicha sociedad.

Las cosas no hubieran cambiado de no ser por el expansionismo conquistador que el Imperio del Sol Naciente comenzó a comienzos del siglo XX, cuyo máximo ejemplo fue el ataque a la base naval de Pearl Harbour, en diciembre de 1941.

La guerra contra los Estados Unidos de América terminó por derrumbar muchas de las creencias sobre las que se sustentaba la sociedad japonesa y consecuencia de todo aquello fue el cambio de papel de las mujeres en la nueva sociedad nacida tras la derrota frente a los Estados Unidos y el resto de las potencias aliadas.

El periodo bélico obligó a que las mujeres tomaran cierto partido en el desarrollo de la contienda, ocupando puestos de trabajo -vacantes ante la necesidad de reclutar varones para el frente- o formando parte de la legión de enfermeras que se ocuparon de atender a los millares de heridos que, cada día, regresaban a su país ante el empuje del gigante americano.

Como en cualquier otra contienda, su trabajo, rodeado de muerte y desolación, tratando de salvar a cuantos se pudiera, a pesar de las penosas condiciones a las que muchas de ellas debieron hacer frente, suele ser olvidado por quienes solamente disfrutan enumerando las victorias y derrotas de tal o cual guerra.

Y de no ser por su espíritu indomable y su empeño por servir a su país, esa misma hubiera sido la historia de Sayuri Miyamoto, enfermera en la ciudad de Tokio y que luego se convertiría en la única mujer que llegó a pilotar un avión en una misión suicida; es decir, la única mujer kamikaze de la historia.

Cómo y por qué Sayuri terminó formando parte de la última línea de defensa del imperio japonés frente al implacable avance de las fuerzas americanas, lideradas por el general Douglas Macarthur, se cuenta en las páginas del libro Rosa de Japón, escrito por Rei Kimura y publicado en nuestro país por Ediciones B.

Kimura, tras llevar un exhaustivo trabajo de documentación e investigación, logró dar con el paradero de la anciana Sayuri Miyamoto. Y gracias a esto, la anciana le contó su peripecia vital. Su batalla comenzó justo después de caer abatida por el fuego enemigo. Tras sobrevivir y ser rescatada por las fuerzas aliadas y, tras largos interrogatorios, Miyamoto fue devuelta a Japón, donde se le consideró una traidora –hacerse pasar por un hombre y luchar en el frente se consideró una afrenta que casi le cuesta la vida-. La conclusión final es que para no morir ante la intransigencia de los derrotados mandos japoneses, la joven debió renunciar a su antigua vida, a su familia, a su nombre y no volver a hablar de aquel “lamentable y bochornoso suceso” en todo lo que le quedara de vida.

El tiempo, el cambio de mentalidad y la búsqueda de la verdad por encima de los prejuicios y los preceptos caducos del Japón imperial terminaron por ser determinante para que otra mujer, la autora Rei Kimura, acabara por desentrañar el misterio que circulaba sobre una mujer piloto que llegó a volar como kamikaze, a pesar de su sexo.

Leer Rosa de Japón significa no sólo descubrir lo que la fuerza de voluntad de una persona puede llegar a lograr -a pesar de todas las adversidades- sino bucear por una sociedad, la japonesa, en una época tan convulsa como la de la segunda Guerra Mundial.

El libro es igualmente recomendable para quienes gustan de los relatos históricos como para quienes disfrutan con una narración teñida de pequeños detalles cotidianos y vivencias personales de la protagonista.

Publicado por Elena Santana Guevara 

No hay comentarios:

Post Relacionados

PUBLICACONES (POST)

GuayanaViVo

Venezuela_Indigena

La Mano de DIOS con la mano del Hombre; Guayana

GUAYANA_UBICACION

Guayana_Industrial

ULTIMAS PUBLICACIONES DEL DIA