Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Visitas

PUBLICACIONES DEL DIA

, MaxPost: 7, cmtext: "Comentarios", MonthNames : ["Ene","Feb","Mar","Abr","May","Jun","Jul","Ago","Sep","Oct","Nov","Dic"], pBlank : "http://1.bp.blogspot.com/-htG7vy9vIAA/Tp0KrMUdoWI/AAAAAAAABAU/e7XkFtErqsU/s1600/grey.gif", NoCmtext : "Puestos para comentarios", imageSize :500, SumChars : 100, tagName:false, width: 500, height: 250, spw: 7, sph: 5, delay: 3000, sDelay: 30, opacity: 0.7, titleSpeed: 500, effect: '', navigation: true, links : true, hoverPause: true, prevText: 'prev', nextText: 'next' }; , MaxPost: 7, cmtext: "Comentarios", MonthNames : ["Ene","Feb","Mar","Abr","May","Jun","Jul","Ago","Sep","Oct","Nov","Dic"], pBlank : "http://1.bp.blogspot.com/-htG7vy9vIAA/Tp0KrMUdoWI/AAAAAAAABAU/e7XkFtErqsU/s1600/grey.gif", NoCmtext : "Puestos para comentarios", imageSize :500, SumChars : 100, tagName:false, width: 500, height: 250, spw: 7, sph: 5, delay: 3000, sDelay: 30, opacity: 0.7, titleSpeed: 500, effect: '', navigation: true, links : true, hoverPause: true, prevText: 'prev', nextText: 'next' };
POR FAVOR REGISTRE SU BANDERA DE VISITA – PLEASE REGISTER YOUR FLAG - BITTE BESUCHEN - SIE IHREN Flagregister - يرجى زيارة مسجل الأعلام الخاص بك - 請訪問寄存器你的旗幟 - XIN THĂM GHI DANH CỜ CỦA BẠN - 당신의 FLAG를 등록하시기 바랍니다 - VISITATE REGISTRA IL TUO FLAG - S'IL VOUS PLAÎT VISITEZ INSCRIRE VOTRE DRAPEAU - Зареєструйте своє FLAG ВІЗИТУ - Моля, регистрирайте вашия флаг НА ПОСЕЩЕНИЕТО - PER FAVOR REGISTRE SEU BANDERA DE VISITA - Zaregistrujte se svou vlajku návštěvy - Registrer dit FLAG BESØG - Registrirajte svoje zastave obiska - Cofrestrwch eich FLAG YR YMWELIAD - Registre seu BANDEIRA DE VISITA - Παρακαλούμε να δηλώσετε τη ΣΗΜΑΙΑ της επίσκεψης σας - יש לבצע רישום הדגל שלכם ביקור - Regisztráld FLAG látogatás - SILAHKAN DAFTAR BENDERA ANDA KUNJUNGI - VISITのごFLAGを登録してください - Please register vestri vexillum - SILA DAFTAR BENDERA ANDA MELAWAT - Registreer uw VLAG VAN BEZOEK - Vennligst registrer din FLAG BESØKETS - Proszę się zarejestrować flagę wizyty - Vă rugăm să INREGISTRATI steagul VIZITEI - Зарегистрируйте свое FLAG ВИЗИТА - Vänligen registrera din FLAGGA VISIT – กรุณาลงทะเบียนธงของคุณของการเยี่ยมชม - Mangga daptar Bandéra anjeun nganjang - ZİYARET SİZİN BAYRAK KAYIT LÜTFEN - Sicela ubhalise MAKA KWAKHO VISIT - طفا ثبت نام کنید پرچم خود را از این سایت بازدید - Registrirajte svoju zastavu posjeta - कृपया रजिस्टर आपकी यात्रा का झंडा - TABHAIR CLÁRAIGH DO BRATACH FHANACHTA - CLÁRAIGH DO BRATACH CUAIRT - Та нарын айлчлалаас туг Бүртгүүлэх –

8 de julio de 2017

UN RAPIDITO; CONFESIONES


Lunes, 16 de julio del 2012.- ¿Les digo algo? Me gustan los niños, son la cosa más bella que hay en el mundo. Pero eso sí, es lo peor tenerlos cerca de un área de trabajo. Mucho más si es un burdel disfrazado de hotel.

Reggaetón a todo volumen, bolsas negras a la entrada de las escaleras, las paredes rayadas. Ya ni el ducto de ventilación sirve, esto se puso más balurdo de lo que estaba antes.

Es incómodo cuadrar un cliente, y te encuentras a una parranda de refugiados alojados aquí por la alcaldía. No debe ser fácil perder el hogar a causa de las lluvias, pero aquí la están complicando al darles doce de las veinticuatro habitaciones que hay, entonces no tenemos más sitios para meter a tantos quesúos y terminan yéndose a otro lugar.

Las afortunadas están arriba, en los cuartos disponibles, rompiendo los colchones y haciendo plata, mientras las rezagadas ligamos que lleguen los clientes y una de las habitaciones se encuentre libre para llevarlos.

Casi a las siete de la noche, algunos de los padres de las familias refugiadas llegan de sus trabajos. Pueden verlos llegar al Lobby con sus uniformes y herramientas, infaltables sus morrales con décadas de antigüedad encima. Ese olor a sudor, cemento y aceite de carro se mantiene estático en la entrada por minutos, como si se tratara de un marcaje territorial que a muchas de las chicas nos desagrada.

Vi un espécimen que llegó después de la estampida de hombres. Un macho con rasgos de indio, pero delicados, bien vestido. La piel casi ocre resaltaba unos brazos marcados que cargaban un bolso pesado, y un casco de mantenimiento con el logo del Metro de Caracas.

Pasos fuertes con botas de plomo sucias y llenas de mugre. Un representante de la clase obrera venezolana con grandes dotes de sensualidad. En la variedad está el gusto, créanme.

Se sentó en el mismo mueble que yo, dando las buenas noches y sacudiéndose el cabello corto con cara de malhumorado. Al parecer, su celular se quedó sin batería.

—Cuidado y te da un yeyo de la arrechera—, le dije.

—Nojoda, estoy que exploto. Aparte, mi mujer sigue todavía en la calle con los carajitos y sabes cómo se ponen aquí con los horarios de salida. Si no estás a la hora reglamentaria, pa’la calle—, me respondió.

—Cierto—, agregué, — la otra vez sacaron a una familia por eso. Pero, toma vale, usa mi celular y llámalos. Seguramente hay retraso en el metro o qué se yo, esa vaina siempre se daña—.

Al ver que no atendieron su llamada el hombre se arrechó más. No podía hacer nada, tenía que esperar a que llegara para poder entrar a su habitación, y si no estaba ahí cuando hicieran la revista de asistencia iban a desalojarlos. Me daba vaina y todo, por eso decidí ayudarlo. No se crean, las putas también tenemos sentimientos, ¿saben?

El recepcionista del hotel siempre tiene una llave maestra para abrir todas las habitaciones, es amigo mío y me debe muchos favores. Le cuadro las bolsas de coca bien baratas.

Mientras subíamos las escaleras sentía su vista en la espalda, cada peldaño era un pestañeo proyectado a mi vestido fucsia que marcaba mis caderas, este tiene plata. La música a todo volumen y la cotorra entre las mujeres pajúas opacaba nuestros pasos por el pasillo.

Cuando entró a su habitación lanzó sus cosas a la cama y al instante puso a cargar el celular. Yo me apoyaba en el marco de la puerta mirando hacia el pasillo, esperando que no me viera el dueño. Debía regresar rápido la llave maestra, pero Elio se me acercó y me besó en la mejilla.

— ¿Mira, y ya tú has estado en esa cama? —me preguntó.

Yo sonreí, sabía lo que buscaba:

—Todas hemos estado ahí, mi rey, así que háblame claro.

—Sí, pero se ve que nunca en una cama donde duermen cinco personas —respondió.

Al ver que no tenía palabras cerró la puerta con llave. Sacó una paca de billetes verdes y marrones y me la mostró, de bolas que tenía plata. Pasó sus manos por mi cintura y me besó el cuello. Su olor a cemento y colonia me alteraban la cabeza, como si hubiera olido popper. Subió mi vestido hasta la cintura para bajar mis pantys. Para su sorpresa, se encontró nada más con mi marca de bikini. Entre sus pantalones ocultaba una bestia desesperada por salir. Yo se lo apretaba mientras él me manoseaba el clítoris.

Tenía unos pectorales fuertes y una pequeña lipa por tantas cervezas, sus manos bruscas me sentaron en la cama para que luego las mías desabrocharan los botones de sus jeans. Solo pensaba en cogérmelo y facturar rápido antes de que me vieran; pelvis afeitada como me gustan, yo le embadurnaba de saliva el miembro mientras me sacaba los senos del escote y pellizcaba mis pezones blancos.

No quise quitarme el vestido, esto debía ser rápido, antes de que apareciera la cuaima. Me acosté boca arriba y él me siguió. Llené de saliva mi sexo y se lo agarré para metérmelo yo sola. Una puta autosuficiente. Como una enredadera me enganché a Elio cuando me tomó de la cintura. Esto era lo que podía considerarse “una mano de obra fuerte”, como si manejara maquinaria pesada me penetraba como una excavadora. Abarcaba todo el espacio dentro de mí con su pene, yo solo lo miraba y olía el cemento y la colonia, estos benditos refugiados.

Creo que se sintió manipulado, porque de un brinco me cargó, pasó sus manos bajo mis rodillas y empezó a cogerme en el aire, yo solo me aferraba a su cuello. Yo me hacía la normal, pero por dentro me ahogaba de la excitación, este perro sucio estaba logrando que me derritiera. En una pequeña señal de acabar, me tiró en la cama y me volteó en cuatro. Con su mano derecha hizo un nudo con mi cabello negro, mientras que con la otra se sujetaba a mí. Me decía que lo invitara a la playa la próxima vez que fuera, sin lugar a dudas le gustaba mi marca de bikini.

Ahora Elio era un ser instintivo cuya piel brillaba de sudor con cada movimiento, al tenerme encima movía mis nalgas al ritmo de la gravedad. Brincos y brincos con el uso de mi cóccix y caderas, me entraba y salía cuando quisiera, era yo quien dominaba a ese tipo y no su mujer.

De repente, mi celular retumbó e interrumpió la sinfónica sexual. Un número desconocido se leía en la pantalla, al otro lado del teléfono la voz atorrante de una caraja me preguntaba quién era. Elio seguía metiéndomelo mientras yo trataba de hablar con la tipa, y en pocos segundos me quitó el celular de las manos.

—Aló, ¿negra, dónde coño estás tú vale?

La cuaima se manifestó, como supuse el metro se había retrasado y se apagó uno de los vagones. Estaba a punto de llegar al hotel, y me di cuenta de eso cuando el hombre peló los ojos.

En casi un minuto logró eyacular, agarró su camisa de trabajo y limpió el desastre. Yo oculté nuevamente mis senos y me bajé el vestido, arreglé un poco mi cabello y abrí la puerta. Antes de meterse en la ducha aquel obrero me dio las gracias, yo le respondí frotando el índice y el pulgar (págame mi vaina).

Ya estaba afuera, nadie me había visto, actuar con normalidad era la clave ante cualquier situación. Bajando las escaleras me topé con una tipa culona, gritaba y sus ojos botaban fuego de la arrechera. Detrás de ella tres mocosos insoportables, jugando y brincando como mandriles inquietos. La tempestad de Elio había llegado: su familia. Me pasaron por un lado aturdiéndome como un camión y me acordé de lo molestosos que suelen ser. Estos benditos refugiados.


Editor: Wendolys Vergara
Revista U-Sex

No hay comentarios:

Post Relacionados

ULTIMAS PUBLICACIONES DEL DIA

GuayanaViVo

Venezuela_Indigena

La Mano de DIOS con la mano del Hombre; Guayana

GUAYANA_UBICACION